Bonig pide “no hacer demagogia” con los gastos de Gerardo Camps

Carlos Latorre

Parece que desde que accedió al cargo, Isabel Bonig no tiene una semana tranquila. Una semana tras otra tiene que comparecer ante los Medios de comunicación para explicar o defender a algún compañero de filas tras ponerse en solfa (judicial o mediáticamente) su gestión.

Y es que la presidenta del PPCV señaló ayer en un acto de la formación en relación a si el exconseller de Economía Gerardo Camps repetirá en las listas del partido para las elecciones del 26 de junio después de que el PSPV desvelara los gastos que realizó con cargo a la caja fija de la Generalitat que éste “no está investigado ni imputado por nada” y, además, la decisión corresponde al Comité Ejecutivo Provincial y su ratificación a Génova.

El PSPV ha denunciado en el caso que ha denominado #GerardoGate el gasto de más de 42.000 euros en restaurantes realizado por el exconseller durante los años 2007 a 2011 y que pagó con dinero de las cajas fijas de Cacsa y de la Sociedad Proyectos Temáticos, en las que ejercía funciones de responsabilidad.

Los socialistas estudian también los gastos en comidas pagados con la caja fija de la propia Conselleria y que, en total, podrían ascender a 553.000 euros entre las tres.

En rueda de Prensa, la también portavoz parlamentaria del PP se remitió a las explicaciones dadas por Camps a través de un comunicado, en el que calificó de “inexactas, mendaces y torticeras” las informaciones, y ha incidido en que el exconseller no está imputado.

Al ser preguntada sobre si ve éticos o estéticos este tipo de gastos, ha apuntado que los gastos de representación “están” ahí y “hay que ser justos y analizarlos” y “si hay alguna irregularidad o exceso que se lleve donde se tenga que llevar” sea quien sea el que lo haya cometido.

No obstante, Bonig también recalcó que lo que no le gusta es la demagogia porque gastos en restaurantes y hoteles “están en todos los sitios” .

En este sentido, se preguntó si “es ético o estético que el Consell se gaste 34.000 euros en un vídeo en las puertas de una campaña electoral sobre ‘orgull valencià’, que encima se hace por empresas de fuera de la Comunitat Valenciana cuando en estos momentos todavía hay situaciones complicadas”.

También ha cuestionado si es ético o estético que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, “que tiene un servicio de catering y un cocinero, que nos parece bien, si vienen altas personalidades invite a chefs de reconocido prestigio a que hagan una comida ex profeso“.

Sin embargo, los socialistas no han dicho palabra alguna sobre las dietas cobradas por el Gobierno foral de Navarra, que supueran los 200.000 euros en nueve meses. De ese montante, más de 60.000 euros pertencen a la presidenta navarra, Uxue Barkos, que además, están envueltos en una gran polémica.