Un genio, un enamorado de José Luis Perales y una historia de superación

Pilar Enjamio

Adrián, ese niño malagueño que nació con hidrocefalia ha dado una lección magistral, de cátedra, de bondad, de entrega y de capacidades superiores porque en arte es inigualable.

Acostumbrados a la prepotencia y el narcisismo de las estrellas de la TV, la máxima estrella dio una lección de humildad y profesionalidad. La está dando. Adrián Vega Martín. Dicen que ya cantaba cuando de niño chico su madre lo paseaba en el carrito y con tres años ya tocaba la caja de madera. Pero era un desconocido hasta que su hermana Sonia subió a redes un video cantando a dúo una canción de Rosario Flores.

¡Qué bonito! Se ha compartido millones de veces. Telecinco le abrió las puertas y no se equivocó. Ha salido su primer disco, “Estoy lleno de vida”. Sin conocerte te amamos, queridísimo niño, y yo necesito decirte algo muy importante: tú no sólo estás lleno de vida, tu transmites vida a los demás y eso sólo lo hacen los GENIOS. Adrián, me vuelvo loca por darte un abrazo yo que tanto practico la terapia del abrazo y quiero cambiar un entorno frío y superficial y materialista en calor, luz y energía.

Hoy hago mío también tu “olé, olé, olé”, porque eres ARTE, CIENCIA Y HUMANIDAD.