Llueva o truene, ¡Vixca la Mare de Déu!

Carlos Latorre

Valencia es una de las ciudades en que menos lleve a lo largo y ancho de la geografía nacional. Sin embargo, como suele pasar en las ‘grandes ocasiones’, la lluvia hace acto de presencia para ‘intentar’ arruinar tales eventos.

Aún así, ni la lluvia ni el tiempo totalmente desapacible predominantes en la capital del Turia desde el jueves pudieron arruinar una de las celebraciones religiosas más populares y arraigadas en Valencia, como es la dedicada a la patrona de la ciudad, la Virgen de los Desmparados.

Quizás, las gotas y las nubes hayan podido deslucir una fiesta que en la mayoría de las ocasiones suele ser bajo un sol reluciente que luego ‘invita’ a tomar algo en las céntricas calles de Valencia. Pero la ‘Txeperudeta’ es mucha ‘Txeperudeta’.

La tuvieron que cubrir con un plástico. Pero salió. Llovió, pero hubo miles de personas que, anteponiendo su fe, salieron a rezarle, ver y tocar a la Mare de Déu.

Durante su recorrido por las principales calles céntrucas de Valencia, la patrona de la ciudad se ‘dio’ un baño de masas. Atípico, pero un baño que poco o nada tiene que envidiar a semejantes celebraciones como las muchas que se dan en España.

Desde la Basílica homónima, la Virgen de los Desamparados estuvo 25 minutos rodeada de fieles hasta llegar a la Catedral de Valencia, donde centenares de ciudadanos esperaban su llegada al Altar principal.

Los hechos descritos son de gran importancia, ya que cientos de valencianos se empezaban a congregar en la plaza de la Viegen desde las 5 de la mañana, cuando se celebró la “Missa de Descoberta”.

Posteriormente, el cardenal arzobispo de la ciudad, Monseñor Antonio Cañizares, presidió la “Solemne Missa d’Infants” ante miles de fieles y donde, aunque la lluvia lo impidió por momentos, sonaron los himnos de la Comunidad Valenciana y de España.