Debates y campañas para tontos

Manuel Monzón

Las llamadas campañas electorales parecen querer llamarnos a todos tontos. De sobran saben todos los partidos y sus candidatos que nadie va a leer, entender ni menos creerse sus farragosos programas con los que, llegue quien llegue al poder, poco o nada podrá cambiar dentro de los aplastantes determinismos económicos, técnicos y presupuestarios, nacionales, europeos y globales. Lejos de esas bobadas de “los ricos y los pobres”, con las que siguen insistiendo en sus engañabobos, más valdría que alguna vez se decidieran estos lideres mediocres a decirse o confesarse verdades como las siguientes que podríamos imaginar:

rajoy caricatura_thumb[3]-Señor Rajoy. “El primero que esta sobrando en mi partido y la política española soy yo, pero usted, Sr. Sanchez, sea finalmente segundo o tercero, no puede gobernar solo con los Ciudadanos del Sr. Rivera si no nos abstenemos todos los demás. Sr. Rivera es usted el triste depositario del descontento y la traición al Partido Popular, y si sus votos y escaños no sirven para apuntalar el Centro Derecha con el PP no habrán servido para nada, conmigo o sin mi en la Moncloa. Su gran traición ha sido pactar con el PSOE”.

-Señor Sanchez. “Señor Rajoy sé de sobra que la solución deseada por los españoles en las actuales y difíciles circunstancias es la coalición PP/PSOE, pero ni usted ni yo, que somos un par de inútiles, podemos encabezarla y ambos deberíamos sugerir al Rey un candidato independiente para liderarla y evitar así el triunfo rojo, separatista y enloquecido de “Podemos”, que es nuestra alternativa, la suya y la mía, a parte de las tonterías del Señor Rivera”.

-Señor Rivera. “Soy el más absurdo e incongruente de los cuatro candidatos. Confieso que , procediendo mis votos y escaños del descontento y el cabreo contra el PP, me he dedicado a ofrecérselos al inviable Pedro Sanchez, e incluso, si Iglesias se hubiera avenido yo habría aceptado formar un siniestro gobierno tripartito con PSOE y Podemos. Soy en suma, el gran traidor sociológico al Centro Derecha español, cuya única supervivencia posible pasa por la suma de PP y Ciudadanos más alguna abstención burguesa moderada vasca y catalana”.

-Señor Iglesias. “Yo no soy nadie , solo un ensoberbecido fantasioso, que jamás hará nada útil ni eficaz. Simplemente he comparecido en la política española, y estoy creciendo asombrosamente en ella, por la inutilidad y mediocridad combinadas de mis rivales: el Señor Rajoy empeñado en seguir en contra de la opinión de la inmensa mayoría de los españoles que lo valoran siempre y desde hace años en último lugar; el Señor Sánchez, simple guaperas desprovisto de idea propia alguna y autentica caricatura socialdemócrata y un Albert Rivera súper engreído y convencido en su fuero interno de que es el “Mesías para arreglarlo todo”.

“La realidad es que sobramos los cuatro y nuestros partidos deberían de habernos echado a todos ante esta segundas Elecciones”.

La inteligencia y el sentido común, ante este panorama, aconsejan votar en blanco o no molestarse en hacerlo.