Lujo, sexo y derroche de dinero: radiografía del futbolista

Paco Cecilio

En plena efervescencia de la Euro 2016 en Francia ha saltado el escándalo De Gea. Varios futbolistas han sido noticia por una noche loca de putas en el año 2012. El caso destapa, entre otras cosas, la baja formación cultural y académica de los futbolistas. Ver los whastappde Iker Muniain, David de Gea y las chicas llenos de faltas de ortografía y, a la vez conducir Ferrari y otros coches de lujo, chirrían a la sociedad y no son buen ejemplo para los miles y miles de seguidores que les idolatran.

Chicos de 18-20 años millonarios, creyéndose los reyes del mundo, casi impunes por encima del bien y del mal, y con una bajísima formación es común dentro del fútbol. No creo que sea buen ejemplo para nuestros hijos educarles en el esfuerzo, el trabajo, el sacrificio y el estudio, y que a su vez la sociedad idolatre a futbolistas cuyo único mérito es saberse ídolos de masas y malcriados. Viven en una burbuja aislada de la realidad, encerrada en un mundo de lujo, derroche y falta de aprecio por el esfuerzo y el sacrificio por ganar el dinero, puesto que ellos lo ganan a puñados y puñados.

No es el caso de todos los futbolistas. Afortunadamente, hay ídolos de jóvenes que si trasmiten valores: es el caso, entre otros de Andrés Iniesta o Juan Mata. Chavales humildes, sensatos y normales. En el caso del futbolista del Manchester United, estudia dos carreras, INEF y Marketing, declaró hace poco “hacer cosas que normalmente hacen chicos de mi edad”.

Pero estos dos casos son excepcionales. Lo normal es lo contrario. Prueba de ello es el acuerdo firmado entre AFE y el Centro de Educación Secundaria Online, INAV, para que muchos futbolistas logren el graduado en Secundaria.

Hoy en día los asesores, representantes y abogados de los grandes futbolistas también se encargan de sus finanzas e inversiones, evitando casos como hemos conocido de futbolistas que acabaron totalmente arruinados o inmersos en el mundo de la droga. Casos de estrellas internacionales como Maradona, Vieri, Gascoigne o Brehme, o casos de españoles como Juan José, Julio Alberto o Canito hoy serían más difíciles de ocurrir.

Lo peor de todo esto es que dos victorias de la selección han hecho que nadie hable del caso. Total, todos damos por hecho que los futbolistas se van de putas, gastan sus fortunas en caprichos y derroches y conducen coches de lujo. Vamos, lo normal del resto de los mortales.

@pacocecilio